“Robo de medicamento”
OPINION | | 2017-07-07 |
POR: Rodolfo González San Miguel

Autocontrol es la capacidad consciente de regular los impulsos propios de manera voluntaria, poner en marcha esta capacidad es el gran reto social en México y en el mundo para lograr un cambio de actitud, de conducta, de costumbres, etc. El robo en la historia de la humanidad prevalece, en el caso del medicamento en unidades médicas tiene muchas variables. La tarea inicia con decidir el catálogo de medicamento.

La manera simple es acudir a los datos del Sector Salud que clasifica el uso de medicamento por nivel de atención (primero, segundo y tercer) La complicada, exige conocer el universo de pacientes a atender; cuáles son las principales enfermedades que le aquejan, cuáles son los medicamentos más idóneos a usar, determinar un consumo promedio mensual, proceder a la mecánica de licitación que exige presupuesto y empezar a recibir el medicamento en almacén central o en las unidades médicas. La manera complicada permite decidir captopril o enalapril, por su acción y su precio; igual se hace con muchos medicamentos. El objetivo es hacer rendir el presupuesto, con la mejor opción para el paciente. Es una tarea de días de trabajo en equipo, que además debe establecer cuál especialidad, tiene facultad para prescribir determinados medicamentos.

“En el compreo, está el ganeo”; segundo reto del robo de medicamento. Comprar caro es una práctica común y tan corriente que se sustituye por comprar muy caro. En caso de disponer de almacén general; se le carga a las unidades médicas lo que se le antoje y desvía el destino del medicamento en cuestión. Medicamento contra el cáncer y los narcóticos es negocio magnífico; difícil de conseguir y caro, el mercado negro se pelea por él. Igual, mete a pago facturas por medicamento que no se recibió.

Farmacia y sitio de dispensa tienen control por receta individual o colectiva; pero la receta “de pasillo” se expide sin sustento clínico, y créame, son muchas, y muchas las que en el consultorio se expiden en consulta que no se realizó, sólo se usa el nombre del paciente. Y hay áreas sin control, como las salas de Urgencias, entre otras. Una red firme, fuerte, amplia, difícil de romper, se teje de manera ilegal para ganar dinero de manera ilícita con el medicamento.

Razón total tiene el Gobernador al dar a conocer el robo de medicamento que se da en las unidades médicas. Lo hizo de manera sensata, comedida, sin embargo avisó que sabe lo que acontece. Por ello se suple al personal que ha manejado los medicamentos en unidades médicas estatales. El objetivo es tener la seguridad del destino final del medicamento. Por supuesto que, no todos los trabajadores se dedican al robo, por lo que es importante encontrar responsables y llevarlos a las instancias legales correspondientes.

Tamaulipas sufre muchos males por el mal ejercicio público de administraciones estatales anteriores. El Gobernador Cabeza de Vaca así lo expresa, así que a aplicar esa responsabilidad a quien corresponda. Con ese ejemplo, quienes hoy manejan los recursos públicos y sean tentados a hacerse de ellos, sabrán que se sancionó a quien en el pasado lo hizo, y que ahora, no se permite cometer errores e irregularidades en que incurrieron pasadas administraciones estatales.