¿Qué hacer?
OPINION | VICTORIA | 2020-02-01 | Rodolfo González San Miguel.
¿Renta o compro casa? Sin tomar en cuenta que ser propietario de una casa brinda seguridad a una familia, que es un activo fijo y propio, en el campo de la economía de la felicidad la cuestión es, ¿soy más feliz si pago renta o si compro una casa? De acuerdo a un estudio realizado en Estados Unidos, quienes compran casa y viven en lugar propio, sienten mayor satisfacción al preguntárseles sobre el lugar en que viven; pero no hay evidencia de que su felicidad sea mayor a quienes pagan renta.

Elizabeth Dunn y Michael Norton, autores del libro "Dinero feliz: ciencia de un gasto inteligente", afirman que las personas valoran más la experiencia de compra que el bien en sí mismo. La compra de una casa tiene impacto en la manera en que una persona gasta, pues debe destinar mayor proporción de su ingreso al ahorro para pagar el inmueble. El dinero que se destina a la compra de un bien duradero, formador de patrimonio, se resiente en las experiencias que se dejarán de vivir.

Según el estudio, las personas disfrutan más de ir a tomar una cerveza con sus amigos o tener una cita romántica. Esto se debe a que una casa u otro tipo de bien material se disfruta de manera personal, mientras que otros gastos involucran contacto social. Las personas dicen sentirse más felices cuando gastan en otros y comparten la experiencia de compra en alguien más que ellos, lado emocional de una decisión de compra.

No hay que dejar de lado el ámbito de seguridad financiera y económica que implica comprar una casa. Si se planea adquirir casa se debe armar tu plan de ahorro. Este acontecimiento requiere planeación y estar bien informado para que sea inversión positiva y no ponga en riesgo la estabilidad financiera. Por ello, es importante con anticipación establecer un plan que ayude a ahorrar para comprar casa.

El primer paso, es asegurarse de que las finanzas se encuentran estables y que el ahorro no representa riesgo. Es importante al solicitar un crédito saber que tener muchas deudas, puede ser negativo para la aprobación o puede reducir el monto otorgado, por lo que es importante saldar deudas. De ser imposible, prioriza las que quitan más porcentaje mensual o las de tasas de interés más altas.

En un plan es primordial tener un objetivo. Si se planea ahorrar para comprar una casa, es necesario conocer cuánto se debe reunir. Se debe buscar opciones de casas en venta para determinar cuánto dinero hay que pagar, se contempla 20 o 30% de su precio para saber cuánto dinero se necesitará para el enganche y no olvidar gastos de compra, avalúo, notario, etc. Se puede precalificar si se hace la compra a través de un crédito hipotecario para conocer el monto mensual que se destinará al pago de la hipoteca. Una vez conocida la meta, es fácil trazar el camino para alcanzarla.

Se debe hacer una lista de los gastos fijos y variables. Se puede hacer por quincena o mes, anotando cuánto y en qué se gasta por día revisa y analiza cuáles puedes eliminar y cuáles disminuir. Revisar gastos hormiga, pueden ser significativos. Es importante establecer qué porcentaje del sueldo se destinará. Se recomienda 20% de los ingresos, si es posible ahorrar más de ese porcentaje, mejor, sólo asegurar cubrir gastos básicos con 30% de tu salario y del restante decidir cuánto destinarás a gastos personales y cuánto al fondo de ahorro para tu casa.