Funeraria recluta a tierno cachorro para consolar a familias en duelo
INTERNACIONAL | | 2020-02-11 | Agencias.
'Mochi' todavía se está preparando para recibir su certificado como perro de terapia
Una adorable cachorra de apenas 8 semanas de haber nacido se sumó a los servicios de una funeraria de Carolina del Norte como perro de apoyo.

Su nombre es Mochi, una perra de raza Bernés de la montaña (también conocida la raza como boyero de Berna) que está entrenando para obtener su licencia como perro terapeuta en Macon Funeral Home, ubicada en el pueblo de Franklin.

Su dueña, Tori McKay, administradora de la funeraria, explicó en el sitio oficial del negocio que ella había soñado con la idea de tener un perro de terapia desde hace años.

El boyero de Berna es un animal muy leal, cariñoso y amable, y siempre ha sido mi elección para un posible perro de terapia de duelo. Tiene una historia de ser un excelente perro de terapia y apoyo, que proviene de su amable disposición y su personalidad relajada.

Los perros de terapia son muy populares en clínicas y hospitales por su capacidad para consolar, tranquilizar o reducir la ansiedad de los pacientes, pero en casas funerarias todavía son una novedad algo fuera de lo común.

La opción de tener un perro de terapia en un velorio ha sido bien recibida por los clientes, aunque la dueña de Mochi dijo que no buscan imponer la presencia de su cachorra en todos lados, tomando en cuenta que no toda la gente es cariñosa con los perros.

“Pero todos los que han venido han pedido que esté con ellos. Ella trae paz a la habitación y se puede ver cómo hace que la gente se relaje para que puedan abrirse y sentirse más en casa”.

La señora McKay dijo que a Mochi “le gusta la gente y le gusta dormir” pero es necesario que tenga otras aptitudes para ser un perro de terapia. Una vez que cumpla un año y pase por un curso básico de obediencia, “[Mochi] tendrá que pasar tres pruebas para convertirse en un perro de terapia con licencia”, dijo su dueña.