Micro y Macro Economías a la baja en México
OPINION | | 2020-03-19 | Rodolfo González San Miguel.
Buen Dia
En México la definición de clases socioeconómicas genera debate, sin embargo, los números permiten especificar la realidad. 52.4 millones de personas enfrentan la situación de pobreza, de acuerdo con el informe de “Bajo presión: la reducción de la clase media” por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

En gran parte de los países, el nivel económico de clase media se reduce de forma drástica. Para los jóvenes es cada vez más difícil alcanzar ese nivel de bienestar económico. El peso económico de la clase media representa un boom para la estabilidad de un país, al generar una medida apta de consumo y liquidez, esto logra activar los distintos sectores que generar dinamismo en la economía. La OCDE reporta que el ingreso promedio muestra tendencia de estancamiento. En una comparación a diez años, el ingreso promedio aumentó 0.3%, en cambio, el ingreso de la población más rica se ha elevado 10%.

De la generación de los baby boomers (nacidos entre 1946 y 1964) el 70% es parte de clase media, en cambio de la generación de los millenials, 60% pertenece a ese nivel económico, el resto por debajo. En México la clase media es 45%, nivel menor que el 61% promedio de la OCDE. En México no existe cifra exacta de ingresos que marque el nivel socioeconómico al que perteneces. Sin embargo, existe una línea de bienestar a través de la correcta distribución de los ingresos en nuestra situación real.

Es importante saber que el ingreso básico debe alcanzar para una alimentación suficiente, vestido, transporte, hogar (no más del 30% para una renta o hipoteca), educación, ahorro e incluso, ocio. Si no te alcanza para esto te podrías considerar por debajo de la clase media.

La OCDE sugiere implementar estrategias que busquen apoyar a la clase media, mejorando el acceso a los servicios públicos de alta calidad, protección social, incluyendo un sostén financiero para formar un patrimonio. Añadió que es necesario reconfortar la inversión en el sistema de educación y ampliar la cobertura en los sistemas de seguridad social.

Frente al declive en las finanzas públicas del país, OCDE recomienda fomentar un mayor nivel de equidad para evitar presiones fiscales desde las bases del fomento al empleo. También conseguir que los resultados de las contribuciones fiscales sean más progresivos y equitativos. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público apuntó que en lo que va del año el ingreso total del sector público ascendió a 3 billones 479 mil millones de pesos, 2.1% menos que 2019. La desviación se explica por ingresos petroleros inferiores a 146 mil millones de pesos, debido a menor plataforma de producción y volumen de ventas internas de Petróleos Mexicanos, a menores ingresos de la Comisión Federal de Electricidad en 11 mil millones de pesos y menores ingresos tributarios en 52 mil millones de pesos respecto al programa, por menor recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA)

La deuda neta del sector público alcanzó la cifra de 11 billones 1095 mil millones de pesos y la deuda neta del gobierno federal se ubicó en ocho billones 310 mil millones de pesos, consistente con los techos de endeudamiento aprobados por el Congreso para este año.

En momentos de crisis financiera las personas caen en pánico y toman decisiones erróneas. ¿Cambiar afore, comprar dólares, qué hacer? En etapa de volatilidad como la actual, con los mercados que dan bandazos, no tome decisión financiera como comprar dólares, excepto para pagar con ellos o para ahorrar a largo plazo; no cambiar de afore ni liquidar negocios.

Si tiene crédito contratado a tasa fija no lo mueva, excepto que consiga menor tasa de interés. Tiene pagos de créditos a tasa variable, trate de anticipar pagos para evitar que la tasa de interés la incrementen como respuesta a la caída del peso. Es importante que por ninguna razón deje de cumplir sus obligaciones financieras. Llegado el caso de no poder hacerlo, acérquese al acreedor. Toda institución de crédito tiene programa para reestructurar deudas.

Retrasarse con el pago de impuestos no es delito, lo es, maquinar para no hacerlo.

Mientras no se anuncien programas específicos como posposiciones en el pago de impuestos, quitas generalizadas o cualquier medida similar, dejar de cumplir puede generar problemas para ingresar a estos programas.

Mientras la volatilidad sea muy elevada no tome ninguna decisión a no ser que resulte urgente hacerlo. Tratar de acumular efectivo no es necesariamente buena idea. El Banco de México tiene protocolos, incluso en caso de desastre natural, para garantizar el suministro de efectivo en el país. Mantenga la calma. Permita que expertos le orienten. Su vecino, comadre o redes sociales no son fuentes fidedignas. En momentos de incertidumbre no se deben tomar decisiones de corto plazo y se debe mantener la visión al futuro.