Efecto Domino
LOCAL | | 2020-03-23 | Rodolfo González San Miguel.
Buen Dia
Debido al Coronavirus, las bolsas viven el momento más volátil en 30 años en medio de una crisis financiera sin precedentes. El impacto parecía menor. La historia mostraba bolsas inmunes a epidemias y lo más probable era ver recuperación tras las caídas. Sin embargo, la epidemia se convierte en pandemia, los países cierran fronteras, ponen su población en cuarentena y la actividad económica se paraliza. Lo que parecía problema localizado en China se extiende al resto del mundo y colapsa sistemas sanitarios. Para Italia, es una cruel realidad.
La profundidad de las caídas es por la cuantía de la caída y la rapidez con que se dio. El índice de volatilidad (índice de miedo), refleja que los inversores están en nivel máximo de incertidumbre. Bonos soberanos (Estados Unidos y Alemania) parecían descontar la recesión económica que ya confirman diferentes Gobiernos, incluyendo al no susceptible López.

La Reserva Federal (FED) bajó de forma sorpresiva, los tipos de interés, a pesar de ello frenó las caídas de las bolsas. El avance del número de casos contagiados activos y la amenaza del virus en Estados Unidos, instó a la FED a inyectar liquidez, 700 mil millones de dólares, comparable a la que hizo en 2008, al inyectar 800 mil millones. Los Gobiernos prometen liquidez y pretenden ser garante para concesión de préstamos que mantengan a flote la economía. España e Italia han permitido moratoria hipotecaria durante periodo establecido. El Banco Central Europeo (BCE) podría emitir Eurobonos y más inyecciones de liquidez.

¿Hasta cuándo caerán las bolsas? Imposible saber hasta cuándo estará paralizada la actividad económica, cuantía y lugares. En una economía globalizada no es suficiente con que se reanude la actividad económica doméstica, es necesario reabrir fronteras, el transporte transcurra con normalidad y las aerolíneas reanuden vuelos. Para ello, será necesario que la curva de casos activos comience a reducirse a nivel global. Algo que durará semanas.

Las bolsas se mueven por expectativas. Imaginemos que por cada 1% que cae el producto interior bruto (PIB) las bolsas ‘deben’ caer 10%. Si los inversores esperan una caída del 3% en el PIB, la bolsa ‘debería’ caer 30%. Imaginemos que eso ocurre así, pero al fin PIB se reduce en 2%, entonces la bolsa reaccionó de forma excesiva en 10%. Luego, los inversores pensaban que el efecto sería mayor y las bolsas subirán. Y al revés, si el efecto es mayor del esperado, las bolsas caerán más.

Vivimos la caída más profunda por número de días de la historia. Todo depende del tiempo que tarde la sociedad en recuperar la normalidad y de que la paralización afecte lo menos posible a la capacidad de generar ingresos de las empresas. Así pues, para que suban las bolsas debe ocurrir que los datos, que conoceremos sobre la marcha, sean menos malos de lo previsto y no se haga realidad la pesadilla del inversor, una crisis de crédito.

La Organización Mundial del Turismo, cita que las pérdidas en el sector son de 70 mil millones de dólares, 10% del producto interior bruto mundial, pues es el mayor generador de empleo mundial con 20% del empleo generado en 10 años. La Asociación Internacional del Transporte Aéreo, dice que las pérdidas para el sector son 63 mil millones de dólares, si la situación se contiene y 113 mil millones de ampliarse las zonas afectadas. Flybe, la mayor aerolínea de vuelos regionales de Europa se declaró en quiebra.

En industria y comercio la pérdida es notable. En materia de comercio internacional, la Organización Mundial del Comercio (OMC) anunció la paralización de la actividad comercial con impacto de 50 mil millones de dólares. La incapacidad de China de manufacturar provoca un parón en la industria. Gran parte de los bienes intermedios que se fabrican en el mundo los fabrica la economía asiática. Una situación en la que, ante la paralización de uno de los primeros, y principales, eslabones de la cadena de valor, provoca fuerte caída en la actividad económica global.

Momentos como el actual son oportunidad de negocio para los sectores sanitario y farmacéutico. Desinfectantes de mano, su venta en Estados Unidos creció 70% respecto al mes pasado. En Reino Unido, 255%. Empresas relacionadas con el streaming, comercio electrónico, servicios de enseñanza para niños de forma telemática, crecen su valor bursátil (YouTube, Netflix, Amazon, así como todas las empresas relacionadas con el sector farmacéutico)

Las cifras frías son elocuentes: COVID-19 ha afectado a más de 367 mil personas en 178 países del mundo, más de 81 mil en China, y 3,270 muertes. La cifra de decesos mundial 16 mil y la de los recuperados, los 100 mil. Fuera de China, Italia es el país con más casos y España, el cuarto más afectado del mundo, con más de 33 mil casos. Italia superó las muertes de China. Acumula más de 6 mil. La enfermedad tuvo gran incidencia en Corea del Sur en febrero, aunque logró contener la propagación a mediados de marzo. Estados Unidos, por su tamaño se coloca en muy poco tiempo como el tercero con más contagios, con más de 41 mil. Población total mundial: más de 7 mil 300 millones de personas