¡No son ratas! Tlacuaches y cacomixtles aprovechan contigencia para buscar comida en las calles
NACIONAL | | 2020-04-12 | Televisa.
Estos marsupiales se adaptan al ambiente urbano, pero corren el riesgo de ser atropellados o confundidos con ratas
Con la caída en el tráfico vehícular en la Ciudad de México y la Zona Metropolitana, así como en otras grandes ciudades del país, animales silvestres como los tlacuaches y los cacomixtles se atreven a salir con más frecuencia a las zonas urbanas para buscar comida.

Al ser confundidos por ratas o al asumir que muerden y transmiten enfermedades como la rabia, mucha gente huye de estos marsupiales o los mata, pero es muy importante que la población comprenda de que son inofensivos.

“Los tlacuaches y los cacomixtles han cambiado su comportamiento y se acercan más a las casas”, dijo Yolanda Hortelano Moncada, investigadora del Instituto de Biología de la UNAM a Verne. Y abunda sobre los cambios de hábito vistos recientemente:

“Estos animales son predominantemente nocturnos, pero están muy asociados al comportamiento humano. Ahora que las personas están más en sus casas se pueden percatar de la presencia de estos animales, que salen más de día a buscar alimento”.

Uno de los grandes beneficios de los tlacuaches (Didelphis virginiana) es que contribuyen a los ecosistemas urbanos por su capacidad para combatir plagas. “Su alimentación ayuda a mantener a raya a ciertas plagas de insectos”, dijo la doctora Hortelano.

En lo que respecta al cacomixtle (Didelphis virginiana), primo del mapache, es más común verlo por las noches en el sur de la CDMX. “La mayoría de las especies prefieren huir ante la presencia de humanos, pero ante la falta de personas y la infraestructura que los acompaña, es más fácil que se acerquen, sobre todo si hay comida disponible”, dijo la bióloga de la UNAM.

Al entrar en la fase 3, cuando el aislamiento abarque a más sectores de la población por la pandemia de coronavirus/COVID-19, será más común que la vida silvestre aproveche la ocasión, aunque sus días de dominio urbano estén contados.

“En la medida en que los humanos regresen a su actividad, estos animales también van a volver a ocultarse”, dijo la doctora Hortelano. “Lo mejor es no acercarse a ellos y llamar a la brigada de vigilancia animal si están atrapados”.