La otra pandemia: la falta de agua.
OPINION | | 2020-05-15 | José Efraín caballero Sevilla
FACTOR ENTRE DOS
Las temperaturas inclementes que se viven en ciertas regiones del orbe, hacen priorizar la necesidad de dotar del vital líquido del agua a la población, ya que es la fuente de la vida y de todas las actividades que de ahí derivan en la humanidad.

Este debería ser ya un derecho humano, ya que el derecho a la vida es inobjetable, y representa el fundamental de todas las personas, como el derecho a la salud.
Esta necesidad, se da igualmente en las grandes ciudades como en las pequeñas, independientemente de la cantidad de habitantes que residan en ellas; también sin distinción de la importancia que esta tenga en su aporte productivo.

Pero es una verdad, que el carecer de agua, es un signo inequívoco de la necesidad de uno de los recursos básicos en toda urbe que busque desarrollo, lo que generará falta de interés en inversiones de carácter industrial, ya que ninguna empresa se va a arriesgar a instalarse sin el importante recurso de producción.

Esto significa nulidad en generación de empleos en el ramo industrial, por lo que el desarrollo económico se mantendrá derogado para otros tiempos, y no otorgará una mejor condición para los habitantes de estas urbes, ni en el presente ni en el futuro inmediato, solo hasta que se resuelva esta necesidad; sin desarrollo productivo se cancela la captación de plazas laborales y el incremento de ingresos.

Esta situación debería de resolverse, con una visión más allá de un derecho básico de los ciudadanos, más bien verse como una competencia en la captación de inversiones con respecto a otras urbes, y es aquí donde la capital Tamaulipeca Cd. Victoria, al igual que otras ciudades de la región norte, se están quedando rezagadas.

Basta recordar que de manera reciente, se dio la cancelación en la construcción de la planta cervecera Constellation Brands en Mexicali, esto debido a la carencia del vital liquido en la zona, que si bien priorizo la protección del abastecimiento en esas comunidades, hizo huir el interés de inversiones a futuro para estas latitudes, aun y que la compañía había invertido ya mil 400 millones de dólares y llevaba un avance del 70 por ciento en la obra.

Solo en Ciudad Victoria, 75 Colonias de la periferia sufren ocasionalmente del desabasto de agua, esta situación se debe en gran medida a la falta de infraestructura, particularmente al truncado proyecto de la segunda línea del acuaferico “Guadalupe Victoria” ya que se carece del presupuesto que en un 55 por ciento corresponde a la federación.

En época de estiaje resulta un problema para una población, que ha rebasado el número de habitantes, para el que fue inicialmente proyectada la obra que da servicio actual, en la década de los ochentas, la cual era para 208 mil usuarios y hoy está cerca de doblarse el número de beneficiados para el que había sido previsto.

Igualmente en algunas poblaciones de Tamaulipas, está presente este importante problema de desabasto, pese a los esfuerzos de las autoridades por darle solución.

La zona conurbada de Tampico, Madero y Altamira vive problemas de corte al suministro, padeciendo cerca de 100 Colonias la afectación en este rubro. Al igual que municipios como Miquihuana el 50 por ciento de su población carece de este líquido, contando con una vieja red de distribución de 40 años,

Pero como decíamos, este es un problema que no es ajeno en otras latitudes, ya que a nivel nacional y mundial cada vez se convierte en una dificultad de mayores dimensiones, lo que abre el debate para soluciones preventivas y alternativas.

El agua no disminuye ni aumenta en cantidad en el planeta, sino que circula sin cesar, contando con un ciclo natural ininterrumpido y es la misma que hace millones de años ha existido.

Según un informe del Consejo Mundial del Agua (WWC), la carencia de agua provoca la muerte cada año a más de 3,5 millones de personas, es decir, más del doble de las muertes anuales producidas por accidentes de tráfico, y mucho más que algunas pandemias en la historia reciente.

Comparativamente con el número de fallecimientos causados por algunas enfermedades infecciosas o pandemicas: el ebola en el año 2016 registró 11,323 defunciones; por su parte el virus de la influenza H1N1 en 2010, 284 mil fallecimientos registró a nivel mundial.

Por Tamaulipas, es necesario que las bancadas legislativas federales de los diversos partidos políticos, que nos representan en las cámaras, puedan generar el interés y la atención de la federación, para otorgar los recursos necesarios.

Esto, para que se realicen las obras de infraestructura que den solución a esta problemática que existe en nuestro Estado, para llevar agua a donde se genera mayores demandas.

Amigo lector tenga un excelente día, nos leemos la próxima.
Contacto: factorentredos@hotmail.com