Otros Deciden
OPINION | | 2020-06-11 | Rodolfo González San Miguel.
Buen Dia
La innovación es fuerza transformadora que permite seguir entregando más y mejores soluciones de salud para las personas. Cuando el factor social se añade a la ecuación, podemos hablar de un proceso desde la comunidad que vincula el cambio social y la mejora en salud aprovechando las fortalezas de las personas y las instituciones.

The Lancet aborda, ¿cómo se genera innovación social en salud global? La innovación se desarrolla en respuesta a desafíos locales, muchas impulsadas por trabajadores de la salud de primera línea, por necesidades y oportunidades únicas. Sin embargo, el poder de innovar recae a menudo en autoridades de alto nivel con una comprensión limitada de los contextos locales.

Lamentablemente la innovación en México es campo de la alta burocracia, por lo que la innovación muchas veces no lo es, o es general, no aplicable en todo el país y no responde a necesidades y problemas en comunidades, hospitales y servicios sanitarios en especial. Quienes saben lo que se necesita innovar, modificar, son los trabajadores de cada unidad, pero la pseudociencia y el control político no permiten que se desarrollen innovación, creatividad, cambio, pues es el camino a la libertad y esto no se permite en México. Viene el gurú en salud desde la poderosísima Ciudad de México y hay que hacerle caso y quema de incienso, so pena de quedar en mal con ese personaje que puede verter veneno en la oficina delegacional correspondiente.

Proyectos como el Programa Especial para la Investigación y Capacitación en Enfermedades Tropicales (TDR), de UNICEF, PNUD, Banco Mundial y la OMS, se basan en este modelo para llevar a cabo intervenciones de salud. A través de la Iniciativa Innovación Social en Salud (SIHI), TDR y socios buscan avanzar en investigación, promoción y desarrollo de capacidades para la innovación en salud en países de ingresos medianos y bajos. Echando mano de herramientas como crowdsourcing a nivel regional, nacional y global, se escucha la voz de la comunidad y se aumenta la capacidad de los actores locales para influir en los servicios de salud.

Un proceso de innovación social involucra a muchas personas y los resultados deben adaptarse a un entorno local específico. Y aunque existe evidencia que apoya esta forma de transformar los servicios de salud, ¿cómo equilibrar la salud pública y beneficios económicos de las intervenciones de salud?, ¿cómo puede la sociedad impulsar el cambio para obtener mejores resultados de salud? Un primer paso es que investigadores, gobiernos y profesionales de la salud se involucren en este modelo y se piense a la salud como un ente multifactorial y multidisciplinario.

¿Por qué en Ciudad Victoria se carece de un centro de Atención de Brotes a pesar de que Dengue y otras enfermedades han saturado los pasillos de los hospitales locales?