América Latina y la Ignorancia
OPINION | | 2020-07-16 | Rodolfo González San Miguel.
Buen dia
América Latina lucha contra Covid- 19 al tiempo que sufre el azote de curas falsas y tratamientos no probados. Facebook eliminó lo que describió red de cuentas falsas vinculadas a empleados del gobierno del Bolsonaro, e hijos del presidente, Eduardo y Flávio. Estas cuentas promovían notas engañosas y falsas sobre el coronavirus. Afirmaban que la hidroxicloroquina era eficaz como tratamiento y que la pandemia de Covid-19 estaba siendo exagerada.

Comprova verifica noticias de la pandemia ampliamente compartidas en las redes sociales y aplicaciones de mensajería. Desde fines de marzo, 4 de cada 10 de estos controles están relacionados con tratamientos no probados. A fines de junio, una publicación de Facebook afirmó, el Ministerio de Salud de Bolivia aprobó el uso de dióxido de cloro. La publicación se compartió miles de veces en América Latina. El mensaje es falso. El gobierno boliviano lo negó oficialmente.

El dióxido de cloro se encuentra en el Suplemento Mineral Milagroso (MMS) Lleva años publicitándose remedio para afecciones y enfermedades: diabetes, malaria, asma, autismo, cáncer, sin pruebas de su eficacia. Las autoridades sanitarias en varios países dicen que su uso es potencialmente dañino para la salud. Las autoridades regionales ven un número mayor de intoxicaciones por uso no debido de productos químicos usados como desinfectantes: Organización Panamericana de la Salud (OPS) Incluso hay profesionales de la salud que promueven el uso de dióxido de cloro.

Latinoamérica se interesa por ivermectina. Aprobada contra gusanos parásitos, es usada para tratar o prevenir Covid- 19 sin evidencias de su efectividad. Un video publicado por una cuenta boliviana, "Ivermectina puede salvarlo de Covid-19" en el que aparece un pastor mexicano, se ha compartido 285 mil veces y circula aun en Facebook. Se utiliza para tratamiento de covid- 19 dice la OPS, sin evidencia de su eficacia y seguridad. Aun así, autoridades sanitarias en Perú, Bolivia y Brasil respaldan y administran el medicamento que se vende ampliamente.

Los médicos y los gobiernos legítimamente desesperados por ayudar junto con la abundancia de ivermectina explican por qué es tan popular. La automedicación es fuente constante de preocupación. Redes sociales y canales tradicionales de comunicación están llenos de malos consejos que animan a automedicarse con tratamientos no probados. Poblaciones de toda la región enfrentan mensajes contradictorios de fuentes oficiales.

A medida que Latinoamérica enfrenta la creciente amenaza de la pandemia y con la desesperación cada vez mayor por el creciente número de muertos, se entiende la demanda de curas milagrosas y remedios caseros. Estas afirmaciones aparecen en grupos marginales de redes sociales y en principales medios de comunicación nacionales.