Solidaridad en Crisis
OPINION | | 2020-09-01 | Rodolfo González San Miguel.
Buen Dia
Nadie está a salvo si no estamos todos a salvo. El director de la OMS, Tedros Ghebreyesus, apela a la “solidaridad” de los países y alerta contra el “nacionalismo” para acabar cuanto antes con la pandemia. “Hay que evitar el nacionalismo con la vacuna COVID-19. “Aunque los líderes desean proteger a su pueblo, la respuesta a la pandemia es colectiva. Se ha aprendido por las malas que la manera de acabar la pandemia y reabrir economías es proteger a poblaciones de mayor riesgo, no a poblaciones enteras de algunos países”.

La competencia entre países por adquirir las vacunas aumentaría los precios y daría lugar a una pandemia prolongada. Parece ingenuo que la OMS pida “solidaridad”, sin embargo “es un principio básico de salud pública”, explica Ildefonso Hernández, catedrático de Salud Pública, portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria. “Todo lo que no es concertado y que no sea solidario es malo para el conjunto” “En una población o comunidad, si un montón de gente toma las medidas que debe, pero una parte no cumple, no va a funcionar”.

La solidaridad funciona a varios niveles. Solidaridad para quedase en casa, para cuidarse y no poner en peligro al resto. Ese sentimiento se apagó, hubo rencillas entre vecinos, acusaciones a quienes se saltaban el confinamiento, ataques a los sanitarios y manifestaciones en contra de mascarillas y medidas de seguridad. Si hay competición para ver quién sale mejor del asunto, no va a funcionar. Esa solidaridad es necesaria a nivel más amplio, de países. “Si hay competición en la compra de productos elevará su precio, como pasó con las mascarillas”.

La carrera de los países por la vacuna es una apuesta geopolítica y los poderosos enseñaron sus cartas. Antes de que exista vacuna, se ha reservado 5 mil millones de dosis en el mundo: EE. UU., 700 millones, Unión Europea, 700 millones, Japón, 490 millones, México y Argentina producirán la vacuna AstraZeneca para distribuir 250 millones de dosis en Latinoamérica. Brasil firma acuerdo con el Gobierno ruso.

En mayo, la Comisión Europea organizó en Bruselas un encuentro que recaudó fondos para financiar producción y distribución de vacuna en países pobres. Se recaudaron 7,400 millones de euros. Los países negocian, algunos colectiva, otros individualmente, compra de vacuna en fase 3, su eficacia no está probada. Aparentemente, la distribución de la vacuna se deja a criterios del mercado. Puede que los países la repartan con criterio de solidaridad o de equidad, parece poco probable que apliquen criterios de salud global o de justicia global al distribuirla.

En una sociedad global, mercado global, mundo interconectado, todos perdemos si operan criterios de mercado. Hay que ser estricto a la hora de pensar cómo distribuir la vacuna. Más que centrarse en quienes puedan pagarlas, es mejor un modelo de expansión de vacuna lo más homogéneo posible. Es probable que la vacuna más efectiva no pase del 70% de efectividad, funcionaría mejor, más o menos repartida por el mundo que si sólo está presente en pocos países.

“Nadie está a salvo si no estamos todos a salvo, aunque hay una parte que está un poco más a salvo”. “Por eso hay que intentar que la forma de distribuir las vacunas no reproduzca desigualdades que ya trae el sistema de salud”. Pandemia viene del griego ???????? (pand?mía), que significa ‘reunión del pueblo’.