Salud Mental
OPINION | | 2020-10-21 | Rodolfo González San Miguel.
Buen Dia
Rubro desatendido de la salud pública. Antes de Covid- 19, se estima mil millones de personas con algún trastorno, y 74% de las personas con condiciones mentales y neurológicas en países de ingreso bajo y medio no recibe tratamiento. Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica en Adultos: 29% de los mexicanos de 18 a 65 años ha padecido al menos una vez, un trastorno mental, y apenas 1 de cada 5 recibe tratamiento especializado. Miles de millones de personas lidian con ansiedad, estrés, depresión y otros trastornos derivados de Covid-19.

Es oportuno establecer acciones para priorizar la atención de la salud mental, parte del bienestar y salud integral. Los países invierten 2% de su presupuesto de salud para condiciones mentales, aun cuando cada dólar invertido en tratar ansiedad o depresión, rinde 5 dólares en mejora de la salud y productividad. En México, el presupuesto para esta área disminuyó en 2015-20. En investigación y desarrollo de opciones terapéuticas existen en el mundo 145 terapias en desarrollo, 39 para depresión, 37 para esquizofrenia y 14 para trastornos de ansiedad.

Es momento de elevar las inversiones y establecer políticas, planes y estrategias integrales en salud mental. La reasignación del gasto se concentra en aumento a servicios personales y pago de servicios profesionales, científicos y técnicos, y recortes en subsidios, materiales, equipo e infraestructura. Se plantea la creación de plazas en la secretaría de Salud: 8 mil 977 plazas en zonas pobres en 25 hospitales y 9 mil 449 plazas de médicos residentes. El presupuesto de infraestructura cayó en los subsistemas y alcanzó valores mínimos en la Secretaría e IMSS, igual el presupuesto destinado a adquirir equipo médico y de laboratorio.

El reporte The impact of COVID-19 on mental, neurological and substance use services (OMS), informa sobre la interrupción de servicios mentales, neurológicos y uso de sustancias (MNS) por COVID-19. En encuesta a 130 países (México incluido), destaca: 116 países informan que los MHPSS son parte de su plan de respuesta Covid-19, pero 17% tiene financiamiento y 47% financiación parcial. La atención de trastornos mental, neurológico y uso de sustancias, en un tercio de los países, 75% fue total o parcialmente interrumpida. 35% de los países informan interrupción de medidas relacionadas con emergencias y salvar vidas: epilepsias, delirio y síndrome grave de abstinencia. Servicios y programas de prevención y promoción de la salud mental son los más afectados e interrumpidos.

Las cifras muestran el enorme impacto de COVID- 19 en atender trastornos mentales y la carencia de planes que prioricen su abordaje. No se recupera de esta emergencia, si no invertimos en salud mental.