Salud Planetaria ¿Qué hemos aprendido de COVID-19? ¿Qué debemos conocer?
OPINION | | 2021-01-06 | Rodolfo González San Miguel.
Buen Dia
Puede que coronavirus desaparezca o se quede endémico como la gripe. Seguro no es la última pandemia. Vemos cómo un virus puede acabar con poblaciones y debemos aprender a prepararnos para lo que puede venir. Las epidemias son un hecho en la vida, señaló el director general de la OMS, Tedros Adhanom.

El 27 de diciembre se celebró el primer Día Internacional de la Preparación ante las Epidemias. A 12 meses de identificar el SARS-CoV-2, y sufriendo sus estragos, toca preguntarse si se ha avanzado en esa preparación. Hemos aprendido poco, no lo suficiente para organizar la defensa previa para la siguiente epidemia pues requiere coordinación mundial que no hemos mostrado ser capaces de hacer. Sabemos cuáles son los errores cometidos en esta pandemia, hay que traducir todo esto en un plan de defensa coordinado, coherente y claro de cara a la siguiente.

Se pensaba que una pandemia era algo del siglo pasado, que no sucedía por tener recursos para combatirla. Covid ha demostrado que en cualquier momento surge un virus pandémico. La mayoría de los científicos consideraba que la amenaza era que el virus de la gripe mutase agresivamente con pandemia de alta mortalidad. Lo que pocos esperaban es pandemia por coronavirus, aunque existían SARS y MERS (ambos coronavirus), pero estas epidemias no se expandieron y no hubo miedo.

El director de la OMS marca tres pautas para que los países se preparen para la próxima gran pandemia: invertir en prevención, detección y refuerzo de la atención primaria; adoptar un enfoque integral que implique a todo el gobierno y a toda la sociedad, no sólo a los sanitarios; y cuidar las relaciones entre los humanos y los animales, prestando especial atención a la amenaza del cambio climático.

En España se aumentó 60% la inversión en ciencia, la mayor subida en la historia del país, aunque la epidemiología y salud pública muestran deficiencias. El Centro Nacional de Epidemiología tiene en 2020, menos trabajadores que en 2008. En ese momento trabajaban 100 personas; tras la crisis y políticas de recortes, la plantilla quedó en 64. Con el refuerzo de la pandemia, son 77, 23 menos que hace 12 años. La información científica de monitorización y de preparación es deficiente. Y cuando la ciencia pasa sus herramientas a la Administración, hemos mostrado carencias. No hay un sistema con recursos en las comunidades.

Los científicos publicaron un artículo, titulado Reflexiones sobre cómo evaluar y mejorar la respuesta a la pandemia de COVID-19, con el que buscan comprender por qué la pandemia afectó de manera intensa y ver el margen de mejora para en el futuro estar preparados y con ágil capacidad de recuperación ante la amenaza pandémica. Las evaluaciones permiten aprender sobre qué se ha hecho bien y qué se ha hecho mal, para hacerlo mejor.

Tedros cita un factor trascendental: el medio ambiente. Explica la relación entre uno y otra. El Departamento de enfermedades emergentes y reemergentes con potenciales epidémicos, se creó al observar vínculo en lo que ocurría en el entorno y aparición de agentes infecciosos. La globalización tremenda, explosión de viajes, intercambio comercial, deforestación y destrucción de biodiversidad. Todo impacta en la aparición de virus. Seguir atacando ecosistemas nos hace vulnerables. No es tema de ecologistas y activistas. En la relación perversa con el medio ambiente, no es el medio ambiente el que pierde.

Las grandes epidemias vienen de animales: Ésta y Ébola salieron de murciélagos, el sida, de monos. Estos virus deben estar en su hábitat, no debemos entrar en contacto con ellos, aumenta muchísimo el riesgo de que cualquier virus nuevo salte de especie, pase al humano y se haga agresivo. Si seguimos destruyendo hábitats, con trato inadecuado a las especies, aceleramos nuevas pandemias. Por egoísmo hay que controlar la destrucción que hacemos para evitar que lleguen virus que no deben estar entre los humanos.

Salud planetaria: la salud de la humanidad depende de la salud del planeta. Si no lo cuidamos, no van a morir animales y afectar la biodiversidad, va a repercutir en nuestra salud, y con la pandemia es claro.