"Acciones"
OPINION | VICTORIA | 2017-02-03 |
CON: Rodolfo González San Miguel
Rodolfo González San Miguel.

Implementada en el gobierno de Peña Nieto la reforma energética, planteada por el gobierno federal hace diez años la que contemplaba retirar el subsidio al precio de venta de la gasolina al consumidor, lo que significa que el costo al consumidor aumentaría, como sucedió con el “gasolinazo”, resulta de no creerse que no se haya tomado medidas para evitar que sean los distribuidores de combustible quienes deben absorber, aunque sea de manera temporal el costo del retiro del subsidio por litro vendido, y posteriormente recibir esa cantidad de la secretaría de Hacienda, medida que deja fuera del negocio a aquel que carezca de dinero para comprar a PEMEX dos pesos más caro el litro de gasolina del precio de venta al consumidor.

Una situación absurda, excepto que se trate de privilegiar a grupos empresariales poderosos con posibilidad de mantener la venta al consumidor en tanto Hacienda reembolsa la cantidad correspondiente por los litros de gasolina vendidos al consumidor. Sólo bajo esta óptica se entiende.

Comisión Federal de Electricidad también lleva sus costos al usuario a la alza sin hacer ruido, al amparo del “gasolinazo”. En general esta son las tarifas de uso doméstico en la que el componente de temperatura media ambiental tiene efecto. Consumo básico: $ 0.697 por cada uno de los primeros cien kilowatts-hora. Consumo intermedio: $ 0.822 por cada uno de los siguientes cincuenta kilowatts-hora. Consumo excedente: $ 2.802 por cada kilowatt-hora adicional a los anteriores.

CFE no modifica el consumo básico que significa la mínima parte de sus clientes, la tarifa excedente aumenta 3.8% de enero a febrero. Tamaulipas genera más electricidad de la que consume, aun así, CFE aplica tarifas más caras que en Baja California y Sonora. De marzo 2014 a febrero 2015, Tamaulipas produjo 33 millones 820 mil 808 kilowatts/hora, 14% más que Veracruz, segundo lugar nacional en generación.

En contraparte a los incrementos que el gobierno federal asesta a los mexicanos, la criminalidad que secuestró el territorio tamaulipeco por una década, encontró férrea oposición en las acciones de coordinación federal/estatal implementada por el gobernador Cabeza de Vaca para tranquilidad de los tamaulipecos. En Nuevo Laredo, elementos de la Marina recién llegados, pararon en seco a los criminales que operaban con impunidad asaltando negocios y robando automóviles a mano armada.

En San Fernando se capturó una banda de presuntos secuestradores y en Victoria, dos fuertes grupos de presuntos secuestradores fueron detenidos y liberadas dos personas. La presencia efectiva, no de convoy de la fuerza estatal, se deriva de acciones de inteligencia con la captura de estas bandas y de vigilar áreas específicas que los delincuentes recorren y en las que se resguardan y con acciones de sentido común al revisar unidades que carecen de identificación vial o que circulan cercanos a brechas que confluyen al libramiento Naciones Unidas. Los buenos resultados en seguridad pública avalan el interés del Gobernador por resolver el sentido planteamiento que recibió en campaña por la ciudadanía. Los pronunciamientos de reconocimiento ante los buenos resultados de la estrategia que encabeza el gobernador Cabeza de Vaca surgen por quienes por años han sido la voz pública demandante de resultados positivos en seguridad pública, los empresarios de Tamaulipas. Luis Torre Aliyan, presidente de COPARMEX y Marco González Salum, presidente de CANACO, son los primeros en reconocer los buenos oficios del trabajo en materia de seguridad pública por el Estado, los que generan confianza en la sociedad hacia el compromiso del gobierno estatal por resolver los problemas que aquejan a la entidad.