Vacunas en el centro de la tormenta mental de López
OPINION | | 2021-01-29 | Rodolfo González San Miguel.
Buen Dia
El señalado reiteradamente mal manejo de la pandemia, Inegi lo exhibe. Según sus datos, enero-agosto 2020 fallecieron por covid 108 mil 658 personas,44.8% mayor a la cifra de la Secretaría de Salud. El aumento se debe a que contabilizó personas que fallecieron en domicilio o en la calle y Salud sólo en hospitales, lo que confirma lo que exponían analistas, la cifra de víctimas es por lo menos, 300 mil. Los que han adquirido la enfermedad, con o sin síntomas, por lo menos, 3 millones de personas.

La información oficial sobre el tema no varía, el engaño busca mantenerse. Con casi 1,800 muertes en el día más letal, la secretaria Sánchez dijo que la pandemia “está contenida y con ligero descenso”. Sería terrible que luego de semanas de confinamiento con la economía parcialmente detenida, no se lograse “contener” la cantidad de contagios, aunque estamos lejos del descenso de la curva. Es visible el engaño, no me parece ineptitud, me parece criminalidad a sabiendas. Los muertos son el doble de lo que se afirma hace un año y vacuna no hay a pesar de convoyes militares que llegaban a aeropuertos y a hospitales. Ebrard, “misión cumplida”, López Gatell: “60 mil muertes sería tragedia” ¿lo recuerda? López sí se enfermó, es por solidaridad con los afectados, no por perder fortaleza moral. Es un líder supremo inefable, inequívoco, infalible, sin embargo, mañoso y taimado cómo se comporta, se escondió para evadir la responsabilidad y proteger a su séquito.

Cofepris autorizó sin capacidad para analizar una vacuna con seriedad, la Sputnik que usan Argentina, Bolivia y Venezuela. La vacuna no ha sido aprobada por la FDA estadunidense ni la agencia de control de medicamentos Unión Europea. La OMS la considera “en desarrollo”. Cofepris aprobó con un expediente de Argentina, sin que haya concluido la fase tres de experimentación o sin que la comunidad científica conozca y pueda certificar esos resultados. Cofepris aprobó en tiempo récord la Sputnik y no aprueba la de Moderna, a la que investigadores consideran la mejor y más confiable, y no se comprará pues “hay abasto suficiente de vacunas”. La política de López es beneficiar a sus cuates no a quienes considera rivales y deja en riesgo la salud de la población. López no entrega dinero al odiado capitalismo, causa de todo mal.

López es un Enrique VIII (aunque sin mujeres) Provoca cismas y rompe con cuantos puede, empobrece el tesoro, domina a sus nobles, pierde batallas y explota a sus vasallos. A su muerte, la Reyna encontró un país sin escuelas ni universidades, en el atraso, la agricultura maltratada, pobreza generalizada; una nación sin producción y altos impuestos. López dejará un país con daños que eran evitables, pero que su enfermedad mental de poder y su ansía de dominio absoluto le llevaron a no evitar lastimar a la población, deteriorar a México a través del empobrecimiento económico y de continuar dejando que el crimen organizado y la corrupción sigan gobernando. Él gobernó a su manera. Delincuentes y corruptos siguen siendo dueños del país. El pastel se repartió en conformidad y en paz entre ellos.